Impulsan posible desdoblamiento de las elecciones en la Provincia

Con el argumento de favorecer las autonomías municipales, el massismo promueve disociar los comicios bonaerenses de los nacionales.

Lunes, 12 de Noviembre de 2018 - 04:13 hs

En la previa al tratamiento del Presupuesto bonaerense para el 2019, el massismo coló en la agenda parlamentaria su intención de desdoblar las elecciones municipales en la provincia.

 

El objetivo de esta reforma, que cosecha adhesiones y rechazos desde distintos espacios, es que la suerte de los intendentes no esté atada a la de los candidatos a la gobernación y presidencia.

 

Desdoblar es bueno para el fortalecimiento de las autonomías municipales. Los municipios deben ser fuertes: se les pidió demasiado y se les ha dado muy poco”, expresó al respecto Ramiro Gutiérrez, diputado bonaerense del FR y vicepresidente segundo de la Cámara.

 

Actualmente existen dos proyectos de ley, concebidos en la bancada massista, que fueron presentados en la Cámara baja bonaerense, uno presentado por Ricardo Lissalde, y el otro por Pablo Garate.

 

La iniciativa de Lissalde modifica la ley electoral 5109, la ley Orgánica Municipal y la ley 14086 de primarias, con el fin de otorgarle facultades a los Departamentos Ejecutivos Municipales para convocar elecciones anticipadas de intendentes, concejales y consejeros escolares (90 días de anticipación a la fecha fijada para el comicio); para determinar el sistema de emisión de sufragio (boleta papel, voto electrónico, boleta única papel o boleta única electrónica) y para establecer la forma en que las agrupaciones políticas definen sus candidatos.

 

En tanto el proyecto de Garate introduce modificaciones el Decreto-Ley 9889-82 de partidos políticos y deroga “toda norma que se oponga a la presente” para establecer que cada municipio, previa autorización del Concejo Deliberante (por sesión extraordinaria convocada al efecto entre el 1/01 y hasta el 15/03 del año electoral), pueda realizar la convocatoria a elecciones de cargos municipales en fecha distinta a la establecida para los cargos de orden provincial.

 

En concreto, el desdoblamiento de las elecciones les otorgaría poder a los gobiernos locales, dado que les daría autonomía institucional para decidir la fecha de la elección y autonomía política a quien ejerce el poder localmente.

 

Además, por el tamaño electoral de numerosos municipios del conurbano bonaerense y algunos del interior, las elecciones desdobladas podrían transformarse en test electorales permanentes.

 

El efecto político más destacable de una elección municipal desdoblada de la provincial es la autonomía que adquiere la política local con respecto al provincial y nacional. Además, eliminan el efecto arrastre, tanto el de una figura fuerte nacional y/o provincial que “arrastre” a las candidaturas locales y viceversa.

 

Esta reforma, interpretada en clave política, permitiría a muchos intendentes que militan en otras filas desprenderse de las “boletas taquilleras” de María Eugenia Vidal o Cristina Fernández de Kirchner para mantener sus poderíos municipales, idea que seduce a Sergio Massa, pero que claramente no convence a Cambiemos ni al kirchnerismo.


Datos

 

 

En 2015, Mauricio Macri ganó en 82 municipios, María Eugenia Vidal en 112 y los candidatos a intendente en 65. En 2017 Cambiemos ganó en 113 (senadores nacionales) y 117 (diputados nacionales), mientras que en el orden local ganó en 101.

 

Si la tendencia que las categorías nacionales y provinciales de Cambiemos tienen una mejor performance que las locales se mantuviera en 2019, un desdoblamiento aumentaría las diferencias que se dieron en 2015 y 2017, con un doble efecto: corre el riesgo de perder parte de lo propio a nivel municipal y de limitar las chances de Cambiemos en municipios en los que se podría haber crecido electoralmente.

 

Un dato no menor y que ratifica el impulso de estos proyectos es que, en 2017, el massismo ganó en la categoría local sólo en 2 de los 9 municipios que actualmente juegan en ese espacio político.

#870